Posted on 19 mayo, 2009

Soy ese loco calvito y divertido que veis aquí. Fotografiar a gente es lo mas guay del mundo, y en cada sesión acabo cansado de derrochar energía y a la vez súper feliz, con la satisfacción de haber compartido tanto. A veces ruedo por la arena y otras me meto en gallumbos  en el mar, o en el río; suelo andar colgado en las rocas, o tirado en medio de la calle o la carretera… todo para lograr una buena instantánea. Hago mucho el cabra, me muevo, salto, grito… siempre me pongo mis viejas botas de trekking cuando hago una sesión en naturaleza… un día de estos me compraré unas nuevas, estas ya no pueden mas, las pobres… jajaja. Pero también doy espacios de relax, en las que os podáis sentir el uno al otro, en silencio, con ternura, con emoción…  que privilegio tan grande es ver como se “desnudan” ante mi tantos sentimientos… se me pone la carne de gallina cada vez que lo logro. Me gusta la naturaleza… muuucho… doy largos paseos por mi bosque preferido siempre que puedo… tengo un huerto ecológico y al final del día siempre me acerco a él y le pido que me devuelva un poco de energía… y… increíblemente ¡me la devuelve! Regreso a casa ya tranquilo… a mis pies se desliza Margot (mi gata) siempre fiel, acompañándome hasta la puerta. Por cierto, suele tener muchas camadas… siempre regalo los gatitos… si quieres uno, ya sabes jajajaja. Me considero afortunado con la vida, me ha dado salud, amor, hijos… y belleza a mi alrededor, y también una profesión que me permite compartir tanto con tanta gente… cada día intento sentirme agradecido por ello. Estoy esperando para compartir con vosotros también.

Gracias por la confianza que vais a darme.